96
Foto tomada de:
No hubo amenaza previa
Plinio José
Pulgarín Villadiego
† 01.17.2018

Plinio Pulgarín era miembro de la Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba y líder de la Junta de Acción Comunal de la vereda San Pedrito en San José de Uré. El 18 de enero del 2018, en medio de una disputa territorial entre el Clan del Golfo y ‘Los Caparrapos’, hombres armados entraron a la casa de Pulgarín y lo asesinaron. Tras ello, citaron alrededor de 133 familias de la vereda y les exigieron que debían abandonar el territorio.


    Tipo de liderazgo:

    Comunitario

    Tipo de comunidad:

    Comunidad campesina

    Organización a la que pertenecía:

    Junta de Acción Comunal de San Pedrito

    Fase de la investigación:

    Investigación

Puerto Libertador, Córdoba



Plinio José Pulgarín oriundo de San José de Uré, Córdoba, desde muy joven perteneció a la Junta de Acción Comunal de la vereda San Pedrito. Desde 2012, estaba trabajando con la comunidad para la sustitución de cultivos ilícitos. Esperaba que le aprobaran un proyecto de emprendimiento, con el que pretendía evaluar nuevas posibilidades de cultivos para reemplazar la coca.

San Pedrito pertenece al corregimiento de Versalles, un territorio que se encuentra en disputa entre el Clan del Golfo y la una banda delincuencial denominada ‘Los Caparrapos’. Como lo comenta Andrés Chica, defensor de derechos humanos y director de  la Fundación Cordobexia, Pulgarín por tres períodos había sido el presidente de la Acción Comunal y no tuvo ningún problema con los grupos armados, ni tampoco había recibido amenazas.

El 18 de enero del 2018 llegaron hombres armados a la vereda y entraron a la casa de Pulgarín amenazando a la esposa y a los tres hijos. Antes de dispararle, los hombres en camuflado, le reclamaron su participación por la erradicación del cultivo de coca y su apoyo  el proceso de paz con las Farc. Según el informe de Indepaz, el grupo armado citó a la comunidad en la iglesia de la vereda y les informó que tenían a hasta el mediodía para abandonar la zona.

Este hecho generó el desplazamiento masivo de 133 familias, 425 personas que vivían en las veredas Alto Mira San Perito, Trapichero, La Ilusión y parte de la comunidad indígena Embera Katío de Dochamá.  Estas familias se encuentran viviendo en la cabecera municipal de San José de Uré en albergues provisionales. Además de que algunos líderes han llamado a las autoridades sobre el riesgo que corre la familia de Pulgarín tras su asesinato y de las condiciones vulnerables en las que se encuentran.  

El defensor de derechos humanos Chica afirma que después de seis meses las personas no han podido retornar a su hogares, ni continuar con los procesos de sustitución de cultivos ilícitos liderados por Pulgarín. La ONU no ha podido entrar a la zona a evaluar en qué condiciones se encuentra la vereda. Lo que ha hecho que líderes de Juntas de Acciones Comunal renuncien a su labor al no contar con medidas de seguridad.

Tras el asesinato de Pulgarín, el Clan del Golfo sacó un comunicado informando que no era el autor del crimen.  El general Carlos Rodríguez, comandante de la región seis de la Policía, afirmó para el diario El Colombiano que la banda delincuencial era la responsable  del crimen y del desplazamiento. Hasta el momento el caso por homicidio se encuentra en fase de indagación por Unidad Seccional de Montelibano.